Tag Archives: otoño

El almendro avisa de su llegada, la primavera ya esta aqui.

almedro_8

El almendro es el símbolo por excelencia de la llegada de la primavera. Tan pronto cede el frío del invierno este árbol florece y se convierte en grandes ramilletes de flores que van del blanco al rosado y que ofrecen un paisaje de ensueño.

Este árbol, proveniente de Asia, ha viajado por todo el planeta y nos sorprende porque antes de salir las hojas nos ofrece el regalo de sus bellas flores. Además de su belleza estética, este árbol es muy agradecido porque requiere poco riego para crecer y tiene gran valor ecológico, medicinal y alimenticio.

En nuestro paisaje actúa como agente anti-erosión y freno a la desertización porque crece hasta en tierras calizas, pobres en nutrientes y es muy resistente a la sequía.

Los secretos de la almendra:

Para los judíos la almendra es símbolo de un secreto, porque está protegida o escondida dentro de una corteza dura y descubrir la almendra, comerla, significa descubrir un secreto. En realidad, cuando nos la comemos no descubrimos un almendro_5secreto pero sí que nos alimentamos estupendamente. Su valor alimenticio es formidable, porque la almendra tiene más calcio que la leche y más hierro que la carne.

La almendra, es el complemento alimenticio perfecto en caso de anemias y durante el embarazo. ¿Has probado la leche de almendras? Para los que no toleran la leche es un sustitutivo muy bueno y en general para todos.

Si quieres saber un poco más sobre el almendro y disfrutar de su aroma, o simplemente te apetece disfrutar con los tuyos de un día entre la naturaleza, apúntate a una de nuestras rutas, o infórmate sin compromiso.

info@rutasarvensis.com

 

 

 

 

 

Espinos que echan manzanicas – Frutos del otoño III

manzanica de pastor

Los espinos blancos maduran sus frutos en otoño y destacan en las espineras por su porte que es más alto que el rosal silvestre y el endrino. Los frutos salen en pequeños racimos de frutos rojos y redondeados. También tiene unas largas y afiladas espinas que un pájaro, el alcaudón, las utiliza como tenedor para desgarrar sus presas y a veces las deja colgadas como despensa.

En algunos pueblos venden esos frutos llamados “manzanicas de pastor” en cartuchos de papel para comerlos como las pipas, los que vemos en nuestros paseos no son demasiado sabrosos, pero algunos sí dejan un sabor parecido a las manzanas, de ahí su nombre serrano, aunque también reciben el nombre de majoletas, pues al espino se le llama majuelo.

Podemos encontrar una variedad que tiene los frutos más gordos y sabrosos, son las acerolas, se comen en crudo y son muy ricas en vitamina C, por lo que también nos ayudan a prevenir los resfriados igual que los escaramujos.

No debemos arrancar estos frutos de otoño que hemos visto si no los vamos a utilizar, ya que son el alimento en una época dura del año de multitud de seres que habitan el bosque.

 

Llegan las lluvias, llegan las setas

Pizza-seta


PRIMERAS SETAS DE OTOÑO

En los recorridos que con Rutas Arvensis hacemos en otoño, ya se van viendo algunas setas de las muchas variedades que salen en los campos y montañas.

Este año hemos comenzado con algunos ejemplares de un tamaño sorprendente, son los Parasoles del género Macrolepiota. Son difíciles de confundir con ninguna otra, una característica es que tienen un anillo que cuando se abre el sombrero, se puede mover a lo largo del pie.

Se parecen a ellas unas más pequeñas del género Lepiota, que sí son peligrosas, por eso una regla para cogerlas es que tengan un diámetro superior a 8-9 cm, la que encontramos no había duda ya que tenía ¡¡ 30 cm!!

Para comerlas se pueden cocinar empanadas o bien como hicimos con el ejemplar que encontramos, la utilizamos como base de una sabrosa pizza, a la que por supuesto no le pusimos champiñones.

Consejo: Hay que conocer perfectamente las setas para comerlas con seguridad, si dudamos mejor dejarlas en su sitio. Para conocer las setas que podemos encontrar en las salidas podemos asistir a las numerosas jornadas micológicas organizadas por expertos.

Endrinas entre las espinas – Frutos de otoño II

endrinas

 

Las endrinas son los frutos del ciruelo silvestre, el endrino, tienen un color azulado con una capa blanquecina que se quita al tocarlos. Hay que cogerlos bien maduros y con mucha paciencia y cuidado ya que se encuentran entre las espinosas ramas de ese arbusto. En Navarra llaman arañones tanto a la planta como al fruto.

Hay años que abundan mucho, su escasa pulpa tienen un sabor agridulce y la piel es la que da el color rojizo al pacharán.

RECETA DE PACHARÁN CASERO

Ingredientes:

1 litro de anís pacharanero, si os gusta más seco, en su lugar un amigo ponía el 85% de anís dulce y el 15% de aguardiente de orujo.

250 gramos de endrinas

4-5 granos de café

6 flores de manzanilla

2cm de canela en rama

Lo metemos todo en una botella de vidrio lo suficientemente grande y que cierre herméticamente, lo dejamos en maceración entre 3 y 4 meses, lo filtramos muy bien y ya tenemos un delicioso pacharán casero. Es una bebida espirituosa de unos 30°, que merece la pena degustar en buena compañía.

Escaramujos para los resfriados – Frutos de otoño I

Otoño Escaramujo

En estas fechas, los recorridos que hacemos por las espineras de los valles serranos atesoran una gran variedad de frutos, algunos de ellos útiles para nuestra gastronomía.

El escaramujo es uno de los que destacan por su llamativo color rojo. Comerlo directamente es un poco molesto ya que tiene en su interior semillas muy duras y unos pelillos que antes se utilizaban como el polvo pica-pica.

Los podemos tomar en decocción, muy buena para prevenir resfriados otoñales debido a su contenido en vitamina C. Pero como más deliciosos están, es añadiendo su escasa carne a la carne de membrillo, fruto que da nombre a la época en que nos encontramos,  “El veranillo del membrillo”.

Y como no todo podía ser bueno, hay que ser prudente con el consumo de escaramujos ya que son muy astringentes, por eso se les llama en la sierra “Tapaculos”.

Buena orientación en otoño

Colores del otoño

El próximo sábado día 22 de septiembre a las 16:49, entra el otoño y esperamos que traiga lluvias que recuperen a los campos y montañas del estrés que están sufriendo este verano tan seco.

Este cambio se llama Equinoccio de otoño. Es cuando el día dura igual que la noche, lo cual tiene su explicación en que nuestro precioso planeta Tierra en su camino alrededor del sol, hace que en verano nuestra estrella esté muy arriba en el cielo, llegando a la vertical (cénit) del Trópico de Cáncer (23° 27´ Norte) a mediados de junio, es el solsticio de verano. En invierno está muy bajo en el cielo llegando a la vertical del Trópico de Capricornio (23° 27´ Sur) en el solsticio de invierno, a mediados de diciembre.

La orientación por el sol en estos días es mucho más precisa, ya que en los equinoccios es cuando únicamente el sol sale al amanecer por el este y al ocaso por el oeste. En invierno se aproxima al sureste y suroeste y en verano se acerca al noreste y noroeste, por lo que en estas estaciones solo nos podemos fiar de él al mediodía solar en el que la sombra señala el norte, esto sí es exacto todo el año.

Feliz otoño y no os perdáis…

El Sol coincidiendo con el Este